Menu

Rendida ante lo que siento

Respiro, siento y sonrío.

Observo la marea de emociones que me genera y sólo me queda reír y agradecer por sentir tanto y tan intenso. Es bello el proceso, me inspira y me ayuda a crear. Respiro, siento y sonrío.

Mis sueños son cada vez más vívidos, hay tanto por explorar en ellos. Anoche, nadé en un agua que temí por mucho tiempo, incluso pude ver a la altura de mis pies aquello que me causaba temor en sueños anteriores, y no me importó; lo vi, lo sentí, incluso lo pateé inconscientemente. El miedo había desaparecido.

Luego te encontré sin buscarte, como en tantos sueños últimamente, como en esta realidad que se repite una y otra vez. Y así como apareciste, desapareciste, como en tantos sueños también, como en esta realidad también.

Estaba tranquila y feliz… Sigo tranquila, feliz y enamorada.
Enamorada de este sueño, de una clave, de una realidad.

0 Comentarios

Deja un comentario


nueve − cuatro =