Menu

Margarita: Guía para la Separación en Origen

Como se ha comentado en notas anteriores, la Separación en Origen se refiere a la clasificación de los residuos -según su composición- desde el lugar donde se generan, ya sea la casa, trabajo o lugares de entretenimiento.

Margarita tiene una guía, cada vez más actualizada, para que conozcas qué materiales puedes separar y cómo debes hacerlo, de esta manera contribuyes a dar una adecuada disposición final a los mismos para su posterior reciclaje. Igualmente, contribuyes a reducir la acumulación de basura en la isla y a fortalecer las iniciativas en desarrollo que buscan minimizar los problemas ambientales que nos afectan actualmente.

Recuerda que participación es vital para alcanzar los cambios que deseamos.

GSO Margarita

Residuos Peligrosos

Se consideran Residuos Peligrosos aquellos materiales o productos que contienen sustancias tóxicas, inflamables, químicas, reactivas o de cualquier otra naturaleza que pueden causar daños a la salud humana o al ambiente. Por lo tanto, se hace imprescindible manipularlos con sumo cuidado y darles una adecuada disposición final.

Algunos de los residuos  comúnmente generados tanto en espacios residenciales como comerciales son los bombillos ahorradores, las pilas y baterias; estos contienen sustancias muy tóxicas, pero afortunadamente pueden ser acopiados para su posterior reciclaje. Sin embargo, es necesario la participación de los individuos (generadores de este residuo) a través de la práctica de la separación en origen, por lo que les dejo algunos tips para hacer más eficiente y eficaz el proceso de reciclaje.
Print

Guía para la Separación en Origen del Vidrio

En Venezuela el sistema para el reciclaje del vidrio es uno de los mejor establecidos, lo que permite que diferentes organizaciones hayan tomado la iniciativa de generar puntos de acopio para el material y algunas más osadas estén implementando una ruta de recolección selectiva del material para su posterior reciclaje.
Sin embargo, si realmente queremos fortalecer el sistema de reciclaje de este material es vital involucrarnos separando en nuestras casas u oficinas los envases vacíos que generamos para que no terminen en la basura.
Para ello les presento la Guía para la Separación en Origen del Vidrio, donde podrán encontrar información sobre qué tipo de vidrio se puede separar para facilitar su reciclaje.
Print
El vidrio y su reciclaje

Por su composición y propiedades, el vidrio, es uno de los materiales preferidos para preservar alimentos y bebidas garantizando la observación de su contenido gracias a su transparencia. Está elaborado con materias primas naturales entre las que predominan: arena sílice, arena caliza, feldespato y sulfato de sodio, brindándole resistencia y buen desempeño ante impactos y presiones.
Otra de las grandes ventajas del vidrio es su capacidad de ser 100% e infinitamente reciclable; esto quiere decir, que de cada tonelada de vidrio que se recicle se puede obtener una tonelada de nuevos envases sin desmejorar su calidad original. Cabe destacar, que “por cada tonelada de fragmento de vidrio ó vidrio reciclable que se utilice, se ahorra aproximadamente: 600 kg. de arena, 196 kg. de carbonato de soda (Soda Ash), 196 Kg. de caliza y 68 Kg. de feldespato; además entre un 25 y 32% de energía” según datos obtenidos enhttp://www.produvisa.com.ve/reciclaje1.php
Tomando en cuenta la importancia del reciclaje de los residuos y desechos sólidos para la preservación de los recursos naturales de nuestro planeta y, por ende, para la mejora de nuestra calidad de vida, se hace vital aprovechar la infraestructura existente en el país para el reciclaje de este material; así contribuiremos también a minimizar la extracción de materias primas naturales y la acumulación de desechos sólidos en nuestros vertederos de basura.

Guía para la Separación en Origen

Tu Basura, TU RESPONSABILIDAD

Print
Como consumidores debemos ser responsables de los productos que adquirimos y el efecto que estos generan en el medio ambiente; igualmente, debemos preocuparnos en participar activamente en la separación en origen y la recolección selectiva de los residuos que generamos para darles una adecuada disposición final a través de su reciclaje.
La separación en origen se refiere a la clasificación de los residuos -según su composición- desde el lugar donde se generan, ya sea la casa, oficina u otros.
Para lograr esto, es necesario aclarar qué materiales tienen potencial a ser reciclados y cómo se debe hacer dicha separación. Por ello, Conciencia y Confluencia ha diseñado una guía básica para orientar a aquellas personas que desean asumir la responsabilidad de dar una disposición final adecuada a los residuos que generan.
Esta guía es una sencilla y excelente manera de ilustrar en tu casa y/o oficina cómo separar adecuadamente los materiales aprovechables para su reciclaje. Si estás interesado en tenerla no dudes en escribir al correo concienciayconfluencia@gmail.com

La Cultura y el Plástico

Tu Basura, TU RESPONSABILIDAD

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Si supiera que el mundo se acaba mañana,
yo, hoy todavía, plantaría un árbol.
Martin Luther King
El plástico, producto derivado del petróleo que se presenta en nuestro día a día en infinidad de formas para innumerables usos, ha beneficiado a la industria y al individuo principalmente en el campo de la construcción y el empaquetado. Sin embargo, la dependencia que se ha desarrollado en la sociedad por este material ha ocasionado que aumente su volumen de producción y consumo alarmantemente, generándose graves consecuencias ambientales debido al lento proceso de biodegradación del material. Es urgente tomar conciencia del efecto del uso de material plástico y por ende moderar su uso.
La sociedad venezolana, en particular, se caracteriza por medir la calidad de servicio en base a la cantidad de plástico se le ofrece al cliente. Esta es una actitud propia tanto en los expendedores del servicio como en los consumidores. Así, por ejemplo, para el comerciante ofrecer una bolsa plástica por cualquier tontería que se compra es una demostración de buen servicio y si colocamos bolsas dobles por cada 3 o 4 artículos que las personas adquieran, sin importar su peso, mucho mejor. Y no es para menos, ya que la mayoría de los consumidores exigen que todo su mercado sea puesto en dobles bolsas plásticas, aunque éstas resistan de 3 a 5 kilos y sólo les estén llenando bolsas con menos de 3 kilos y, ni pensar, que algún comercio no ofrezca bolsas cuando las personas adquieran sólo un artículo fácil de llevar en la mano, porque eso sería “un abuso”.
Si buscamos culpables en este tema, los responsables somos todos, desde los productores de bolsas plásticas y envases no retornables, cuyo afán de lucro rápido y fácil les resta capacidad de inventiva para explorar otras líneas de producción, como el dueño del comercio que incentiva su uso y no da entrenamiento a su personal para que, a su vez, transmitan el mensaje a los clientes sobre las cualidades (peso límite) de las bolsas que el negocio utiliza; y por supuesto el mismo consumidor por aceptar y exigir que se le den bolsas innecesarias. ¿Acaso las personas piensan que todas esas bolsas que se producen, que nos dan y que contaminan nuestras aguas y suelos no las estamos pagando nosotros y  es un regalo por nuestra compra?
Me parece inconcebible ir a diferentes cadenas de comercio y que me exijan tomar una bolsa para poder salir de la tienda, como si la factura de pago de mis enceres no justificara la compra de los productos que llevo. A esto podrían agregarse muchísimos otros ejemplos, como el nefasto hábito de colocar las frutas separadamente en bolsas para llevarla a la caja registradora y consecuentemente ser colocada en otra bolsa de plástico con asas. O el excesivo uso de anime en diferentes establecimientos para vender quesos o embutidos, ¿será que ya no existe el papel encerado que se utilizaba cuando era pequeña?
Algunas iniciativas y consejos
Afortunadamente, se está ampliando la promoción del uso de las llamadas bolsas ecológicas, la cuáles por ser re-usables brindan la posibilidad de disminuir el consumo de bolsas plásticas por persona. Sin embargo, la manera como se gestiona el producto, sin la existencia de una campaña educativa, podría no dar los resultados necesarios, ya que bajo el punto de vista de muchas personas las bolsas plásticas son gratis y se debe pagar por las re-usables. Lo ideal sería aumentar evidentemente el costo de las plásticas por compra personal, para que quien use las “ecológicas” note un beneficio económico en sus compras y no esté pagando por el consumo de las plásticas de los demás.
En muchos otros países se fomenta el bajo consumo de éste artículo, por lo que el consumidor tiene derecho a utilizar una bolsa, dependiendo de su compra, y las otras tienen cargos extras.
Desde hace unos años intento no aceptar bolsas plásticas y de hacerlo lo hago de manera concienzuda pensando en las pocas que podría necesitar en determinados momentos. No se trata de no usar más nunca una bolsa plástica (lo que en realidad sería utópico), la idea es disminuir a gran escala el consumo de éstas por persona y reutilizar al máximo las que tengamos, así como abrir los ojos ante esta terrible cultura plástica en la que estamos envueltos.

Distinguir entre botar Basura y Reciclar

Tu Basura, TU RESPONSABILIDAD
Basic CMYK
Saber no es suficiente, debemos aplicar.
 Desear no es suficiente, debemos hacer.
(JW. Goethe)
En Venezuela, la mayoría de las campañas de sensibilización se han dirigido a enseñar a los ciudadanos a botar la basura en los pipotes, sin profundizar en la separación de los residuos por categoría. Esto es comprensible ante la evidente falta de conciencia de un gran porcentaje de la individuos quienes no disponen los desechos en los lugares adecuados, generando así, (entre otros inconvenientes), la proliferación de plagas y por supuesto el aumento de los niveles de contaminación en suelos y agua.
Sin embargo, la saturación de los vertederos de basura en el país, ocasionada por la falta de gestión general en el manejo de los desechos y residuos sólidos es otro grave problema que debemos enfrentar y para su solución se amerita integrar en las estrategias de educación ambiental la formación de una cultura de reciclaje en el país.
Sobre el reciclaje
El término “reciclaje” se refiere al proceso que abarca el aprovechamiento de los materiales o productos ya utilizados para ser empleados como materia prima para la fabricación de nuevos productos. Éste proceso maneja como estrategia las 3R: reducir, re-usar y reciclar. Es decir,  para obtener un buen sistema de gestión de los desechos sólidos es primordial reducir la cantidad de desechos que generamos, re-usar la mayor cantidad de veces los materiales y/o productos y finalmente optar por el reciclaje.
Fortalecer la cadena de reciclaje
Para desarrollar y fortalecer un buen sistema de gestión de manejo de los residuos y desechos sólidos es primordial crear redes o alianzas, en otras palabras, es vital el trabajo en conjunto de individuos, comunidades e instituciones (incluyendo escuelas, centros comunales, instituciones, etc) y por supuesto gobierno.
En este contexto, se hace primordial elaborar campañas y estrategias de educación ambiental que difundan ampliamente la información necesaria para cambiar los hábitos del individuo al momento de deshacerse de algún producto. Se debe hacer énfasis en la responsabilidad de cada individuo por los residuos y desechos que genera y eso implica no convertir en BASURA aquellos materiales que pueden ser aprovechados tanto para su reutilización como para su reciclaje. También es importante educar a la población sobre el cómo separar los residuos, cuáles materiales y/o productos pueden ser reciclados y cuáles no, etc. Por ello he aquí una guía para aprender al respecto: Guía para la Separación en Origen
Los problemas existentes por el mal manejo de los desechos sólidos nos atañen a todos y sólo pueden ser solventados con la participación de cada uno de nosotros. Haciendo de lado que en nuestro país existe una marcada desinformación sobre el tema, afortunadamente hay grupos u organizaciones cada día más diversos y extendidos que fomentan la cultura de reciclaje. Algunos de estos grupos manejan planes educativos en escuelas y comunidades, así como otros poseen la infraestructura para reciclar. Lamentablemente, en ocasiones muchos de estos pasan desapercibidos ante los ojos de la gran mayoría de las personas por falta de visión o fallas en sus estrategias de comunicación. Hay que saber distinguir entre botar basura, reducir, reusar y reciclar.