Menu

Lluvia divina, divina lluvia

… Aún estoy buscando la foto oficial para esta publicación…
Cuando te toma por sorpresa una lluvia divina, divina lluvia. De esas que hacen sonreír inmensamente a tu espíritu, a un nivel que esa misma sonrisa se dibuja en tu rostro y la disfrutas taaaanto que no te importa llegar empapada a una reunión de trabajo jijijij.
 
De esas lluvias que traen ante ti tantas memorias, tantos viajes, tantos rostros, infinitos momentos, imborrables recuerdos. Las que mojan tu alma, conectándote con tu ninfa interna y te permiten reconocer seres que vibran en tu misma frecuencia.
Sin duda algunas las personas mágicas son aquellas que disfrutan bailar y caminar bajo la lluvia.
 
¡Oh! esas lluvias que teletransportan tu alma a las inolvidables caminatas por La Gran Sabana, Caripe, Caracas, Auckland, Brisbane, Margarita. Las épicas como las que te retan remando por el Lago Sandoval, te agarran escalando en Kangaroo Point o subiendo hacia Pico Naigüatá. Las que te tomaron por sorpresa, pero que deseabas en secreto, en silencio… y sí, lo acepto, soy de las que anda caminando por la montaña o la selva generalmente deseando que llueva.
 
Pues sí, definitivamente, nada como llegar empapada a una reunión, que te vean con cara de “pues sí, ella está loca” y que estés taaan feliz que no te importe. Aceptémoslo, al final, parte de lo lindo de trabajar en conservación es que en el fondo sabes que a todos les ha pasado, lo han disfrutado e internamente quieren caminar también bajo la lluvia.
 
P.D: Y todo, al igual que los espejos de agua, empezó un 11:11 

Creating memories

Where am I?… In a little (secret) fairy forest, creating memories

Countless little moments change our perception of time

Infinite magic places creates unforgettable smiles

This is our here and now… This is our here and now

Keep exploring through uncertain pathways

exciting your senses with the unimaginable

Keep exploring outside to understand

what you are feeling inside

Is your inner nature begging for being nourished

Expand your breathing and heart

a vibrant reality already started

one defined by games and dances.

Un humedal

Le pregunté -¿qué aporto a tu vida?- Y no supo responder, porque no se trataba de algo material, todo era sutil.

Se trataba de apagar los incendios al conectarle con su respiración. Explorar los puntos de tensión donde se acumulaban las frustraciones y los miedos. Despertar aquello dormido o herido con palabras, miradas, abrazos e infinitos besos. Conectar con su energía para construir un espacio de confianza, tranquilidad y seguridad.

Eso era lo único que hacía, sólo prestaba servicios ecosistémicos, transformaba su energía como si fuera un árbol, le purificaba como si fuera un humedal. Y como bien sabemos, en una sociedad donde el tiempo vale oro y el oro vale más que el agua, ese tiempo de transformación aportaba “nada”.

Sin embargo, siempre pude agradecer el descubrir que ya no era un árbol, que me había convertido en un humedal; mi capacidad de amar y transformar se había expandido.

El origen de los sueños

Desde pequeña los Andes y la Amazonía confluyen en mis sueños, el llamado de la montaña y la selva palpita en mi corazón.

Ahí, en esa confluencia, encuentros anhelados abren espacio a la expresión de un infinito sentir. Expresiones nobles, sinceras e ingenuas honran la pureza del ser y se guardan cálidamente en una sonrisa, en un abrazo y en un café. A veces son expresiones que se guardan en una mirada a través de paredes que simulan ser hielo, porque tal vez -sólo tal vez- aceptar los cambios y honrar los sentimientos genera mucho miedo.

Un retorno al origen de los sueños permite reflexionar, ver al cielo con estrellas y a la luna brillar. El alma se nutre, la creatividad florece, y cuando por fin das por finalizado ese ciclo del camino, el universo coloca en tus manos aquello que en un momento tanto se anheló, aquel primer gesto que tanto amor generó: un lugar sagrado delineado en tonos plateados.

Y es así como aquello que siempre significó la entrega al sentir, se ha manifestado en palabras que nunca pensaste se podrían decir. Y así fue, aquel primer gesto que tanto amor generó, y el universo en mis manos otra vez colocó, sigue significando la entrega a un hermoso sentimiento y la certeza de honrar el origen de mis sueños. Un lugar sagrado: mi corazón.

El nacimiento de un viaje

Escuchaba y leía con frecuencia sobre ese increíble lugar, así que un día me decidí y le dije a mi compañero de viajes “salgo para allá en 6 meses”. Lo dije deseando que me quisiera acompañar, pero sin la seguridad de que pudiese hacerlo.

Durante ese tiempo me dediqué a ahorrar, a armar el equipo y la ruta. Iríamos como mochileros, ya que era un viaje muy exigente para el carro que tenía en esa época. La selección de lugares a visitar estaba definidapor aquellos donde pudiésemos acampar y cuya distancia entre uno y otro no superara los 7Km. Informamos del plan a personas clave para que nos acompañaran y 3 de ellas se animaron.

Así nació ese primer viaje al Parque Nacional La Gran Sabana, majestuoso lugar que me brindó un primer acercamiento a la tierra de los Tepuyes y que nos recibió con una cúpula de infinitas estrellas acompañadas por el sonido de la Quebrada Pacheco.

La naturaleza, así como el amor, sólo se entiende al contemplarla, al sentirla, al vivirla. Puedo escribir miles de historias y las palabras nunca me alcanzarán para expresar todo lo que ella genera en mi alma. Sin embargo, seguiré intentando narrar una ínfima parte de ese senti

Una pausa

Me decía “no deja de asombrarme cómo mi vida ha cambiado”. Seguramente tenía cara de estar perdida como ya se hace costumbre, pero intentaba disimularla resguardándome en una pequeña fuente de soda que conseguí. Sin duda alguna mi acento y cara de resignación por tener que esperar a la reunión pautada fue muy evidente, así que tomé asiento para degustar el café.

El lugar era atendido por el señor Pedro José, quien me pidió que lo llamara Pepe. Me comentó que parecía común que las “chamas” tomaran café caliente (sin azúcar) así hiciera calor. Me dio risa que me llamara “chama” con tanta naturalidad y su comentario me hizo recordar la cara de sorpresa del Jefe de Paracas cuando luego de un almuerzo, mientras estuve como voluntaria en la Reserva, le pregunté si quería un café. Imagínense un café caliente a mediodía en medio del desierto, creo que la explicación a ello es genética: soy hija de Braulio.

Conversamos poco más de una hora, entre las pausas propias de las responsabilidades que cada quien debía atender.

Moraleja impulsiva…

Esta es la Latinoamérica que amo profundamente, donde un pequeño y sencillo lugar, en cualquier ámbito desconocido, te hace sentir en paz y segura. Donde se generan diálogos amenos para compartir diferentes puntos de vista con respeto, honestidad y sin agendas ocultas o imposiciones jerárquicas.

Esa es la realidad en la que deseo vivir y la burbuja que busco expandir.

Espejos de agua

Desde el 2001, los 11 de noviembre han sido fechas especiales para mi, la mayoría de las veces han marcado un punto de quiebre para manifestar situaciones inesperadas, siempre me conectan con espejos de agua. Hace tres años estaba en el World Park Congress en Sydney, anonadada, expandiendo mi visión sobre la conservación, conectando con quienes hoy son seres importantes en mi vida.

Un año después me tomaban esta foto, a mi regreso de un viaje relámpago que hice a Copacabana – Bolivia, donde el Titicaca marcó el inicio de un proceso de enfrentar miedos para sanar, crecer y transformarme.

Hoy llega nuevamente esta fecha, la cual (como siempre) pronostica un nuevo capítulo. Feliz 11-11 a todos.

El despertar de un sueño

Nuevamente llega el primero de junio, uno de esos días donde observas en retrospectiva lo vivido desde la misma fecha del año anterior. Observas ese punto de referencia, todas las experiencias del último año, de los últimos dos o tres años. Luego dedicas tiempo a observar conscientemente tu respiración, tu presente, tu aquí y ahora. Repentinamente despiertas, te felicitas por los logros y te dices “3 junios han sido suficiente”.

En ese momento entiendes que el miedo se esfumó, que un nuevo sueño se está gestando, has vivido esa sensación muchas veces, pero ahora te reconoces sintiendo una profunda certeza, podrías llamarlo intuición o de otra manera (eso es lo de menos), el hecho es que no lo puedes evadir más, es hora de #CreerparaCrear

Soltando desde mi burbuja

Ese día decidí entregar aquello que tanto me costaba soltar, lo hice como un reto personal para dar un poco más de lo que la vida constantemente me exige. Y es que así lo siento, es un constante soltar, incluso en esos momentos cuando el corazón (por amor, apego o costumbre) te grita no hacerlo. Entonces decido soltar más de lo que me pide la vida para ver si en algún momento ésta deja de ser tan exigente. Lo entrego todo, lo doy todo, tal vez así algún día (la vida) entienda que pase lo que pase no me conformo con amores a medias, con pasiones a medias, con sueños a medias.

Suelto una y mil veces hasta que se manifieste lo deseado, empiezo desde cero una y mil veces hasta cumplir con las expectativas de mi sueño.

FTS, esta es mi burbuja y soy feliz en ella, sí o sí.

P.D: Cabe acotar que estoy muy feliz y agradecida, pero es bueno tener algunas cosas claras en la vida, porque simplemente no me conformo con las cosas a medias

Rendida ante lo que siento

Respiro, siento y sonrío.

Observo la marea de emociones que me genera y sólo me queda reír y agradecer por sentir tanto y tan intenso. Es bello el proceso, me inspira y me ayuda a crear. Respiro, siento y sonrío.

Mis sueños son cada vez más vívidos, hay tanto por explorar en ellos. Anoche, nadé en un agua que temí por mucho tiempo, incluso pude ver a la altura de mis pies aquello que me causaba temor en sueños anteriores, y no me importó; lo vi, lo sentí, incluso lo pateé inconscientemente. El miedo había desaparecido.

Luego te encontré sin buscarte, como en tantos sueños últimamente, como en esta realidad que se repite una y otra vez. Y así como apareciste, desapareciste, como en tantos sueños también, como en esta realidad también.

Estaba tranquila y feliz… Sigo tranquila, feliz y enamorada.
Enamorada de este sueño, de una clave, de una realidad.

next page