Menu

Campamento Wayare

Wayare

En el mágico Caripe del Guácharo del Estado Monagas en Venezuela, se encuentra Campamento Wayare, el sueño materializado de Iván Calderón y Avryl Vizoso, quienes en compañía de sus hijas Aitana y Ainoa lo hacen crecer cada día más.

Wayare

Aquí se ofrecen servicios y actividades vinculadas a las prácticas de Yoga y Escalada en Roca, a través de cursos, clases, talleres y travesías por las montañas de Caripe.

Campamento Wayare está ubicado a las faldas de El Santuario, una formación de roca caliza que Iván ha equipado con casi 60 vías junto a la colaboración de otros reconocidos escaladores, convirtiéndose así en uno de los lugares de mayor atractivo en el país para la práctica de la escalada en roca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sus fundadores expresan que “el ser humano se ha desvinculado de sus raíces. Se olvidó que pertenece a la tierra y que le debe respeto y cuidado. Se olvidó de sí mismo y de la verdadera razón por la que está teniendo esta experiencia humana. En Campamento Wayare queremos recordarles que pertenecen a la naturaleza”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una amistad que crece con el tiempo

En Campamento Wayare están comprometidos con el fortalecimiento de actitudes y comportamientos respetuosos con el entorno, estos son los valores que han generado nuestra amistad. Por ello, te invitamos a profundizar tu auto-conocimiento, despertar tu conciencia corporal y fortalecer tu identidad en este hermoso lugar. Para más información visita: http://campamentowayare.com

Ambiente para la Convivencia

Ambiente para la convivencia

“¿Dónde estaríamos los pobres hombres si no existiera la tierra fiel?, ¿qué tendríamos si no tuviéramos esta belleza y bondad?” R. Walser.

Se hace vital alertar sobre las actividades que depredan y devastan nuestros espacios públicos y/o áreas protegidas para fomentar su buen uso, brindando así un ambiente para la sana convivencia entre sus visitantes junto a la conservación del patrimonio natural y cultural del país.

Ambiente y Espacio Público

Al hacer referencia al término ambiente nos referimos a un sistema dinámico constituido por el resultado de interacciones entre un sistema sociocultural determinado (como puede ser, por ejemplo, un individuo, una comunidad, una nación, etc.) y un sistema biofísico que se puede enmarcar, por ejemplo, en los espacios públicos o áreas protegidas.

Basado en lo expuesto por Carmen Bellet, en su publicación Reflexiones sobre el Espacio Público, se entiende este término como un espacio plural, flexible y democrático donde se organiza la experiencia social, que permite de manera favorable el intercambio y la interactuación entre individuos y colectivos. Es un espacio en donde pueden confluir la diferencia y la diversidad, donde se entremezclan también las escalas individuales y las colectivas mientras se construyen normas elementales de convivencia (quizás nunca escritas) de sociabilidad y pacto cívico. En estos se desarrollan actividades vinculadas al turismo y la recreación, lo que promueve sus potencialidades como escenario para la recreación y el disfrute.

Por otra parte, tal y como se mencionó en la nota Países megadiversos, las Áreas Protegidas (AP), son el eje central para la conservación de la biodiversidad ya que nos proveen de bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades fisiológicas, de seguridad y de esparcimiento. La Redparques en su publicación “Sostenibilidad Financiera” expresa la importancia de las AP, entre otros aspectos, por sus  “beneficios culturales y espirituales (que) son muchas veces no tenidos en cuenta porque no representan un bien que se puede medir y cuantificar, pero muchas comunidades e individuos están identificados culturalmente con un ambiente natural determinado”.

Áreas Protegidas en Venezuela

Venezuela cuenta con 43 Parques Nacionales, 36 Monumentos Naturales y 65 Parques de Recreación, para un total de 144 espacios naturales.  Cabe destacar que el 16% del territorio nacional se encuentra bajo de la figura de Parques, y es en estos espacios donde existe la mayor reserva de biodiversidad, junto al 90% de las cuencas que abastecen de agua potable al país. Adicionalmente es donde se realiza el 80% de la actividad turística que se desarrolla en Venezuela (Fuente: INPARQUES).

Por lo anterior, es necesario difundir información sobre prácticas que degradan estos espacios y cambiar nuestra visión ante la importancia de su conservación.

 Fotografía: Parque Nacional La Restinga – Venezuela

CC license

Países Megadiversos

Basic RGB

Venezuela- pais megadiverso2

Se denomina países megadiversos a las naciones que en conjunto albergan el mayor índice de biodiversidad de la Tierra, en ellos destaca la importancia de la administración de las áreas protegidas por ser pieza fundamental para la preservación de los seres vivos y la satisfacción de las necesidades de los seres humanos. Dentro de este grupo de países se hace indispensable fomentar el sentimiento de pertenencia con nuestras áreas naturales a través de la promoción de acciones que contribuyan tanto a valorar estos espacios como a trabajar por su recuperación y conservación.

Biodiversidad y ecosistemas

Basándonos en lo sostenido por el Convenio sobre Diversidad Biológica, este término también conocido como biodiversidad corresponde a la variabilidad entre los organismos vivos de cualquier fuente, lo que incluye, entre otras cosas, a los diferentes ecosistemas (terrestres, marinos y otros) y los complejos ecológicos de los que forman parte. En otras palabras,  y tal como éste expresa, “comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas”. Así mismo, se entiende por ecosistema “un complejo dinámico de comunidades vegetales, animales y de microorganismos y de su medio no viviente que interactúan como una unidad funcional”

Áreas Protegidas

Las áreas protegidas (AP) son el eje central para la conservación de la biodiversidad ya que nos proveen de bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades fisiológicas, de seguridad y de esparcimiento. La Redparques en su publicación “Sostenibilidad Financiera” expresa que las AP “por un lado contribuyen al bienestar humano y al desarrollo sustentable a través de la provisión de calidad y cantidad de agua, manteniendo los ciclos hidrológicos, también son parte esencial de la mitigación al cambio climático y proveen un reservorio genético para necesidades actuales y futuras en cuanto a medicina y alimentos”, igualmente, “los beneficios culturales y espirituales son muchas veces no tenidos en cuenta porque no representan un bien que se puede medir y cuantificar, pero muchas comunidades e individuos están identificados culturalmente con un ambiente natural determinado”

Debemos promover la importancia de sensibilizarnos y respetar a la naturaleza junto a todo lo que ella contiene, por ser la proveedora de los recursos que utilizamos para la satisfacción de nuestras necesidades. También es necesario  transformar nuestra visión sobre ella desde un punto de vista fragmentario (como generadora de recursos y contenedora de nuestros desechos) hacia una visión holística donde entendamos que somos parte de ésta y que los daños que le causemos nos afectan directamente a nosotros.

Conéctate con la Tierra: Respétala

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“¿Cómo se puede comprar o vender el firmamento, ni aún el calor de la tierra? Dicha idea nos es desconocida. Si no somos, dueños de la frescura del aire ni del fulgor de las aguas, ¿cómo podrán, ustedes comprarlos?

Cada parcela de esta tierra es sagrada para mi pueblo, cada brillante mata de pino, cada grano de arena en las playas, cada gota de rocío en los bosques, cada altozano y hasta el sonido de cada insecto es sagrado a la memoria y al pasado de mi pueblo. La savia que circula por las venas de los árboles lleva consigo las memorias de los pieles rojas…esta bondadosa tierra…es la madre de los pieles rojas.  

 Somos parte de la tierra y asimismo, ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el venado, el caballo, la gran águila; éstos son nuestros hermanos. Las escarpadas peñas, los húmedos prados, el calor del cuerpo del caballo y el hombre, todos pertenecemos a la misma familia…

El agua cristalina que corre por ríos y arroyuelos no es solamente el agua sino también representa la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos tierras, deben recordar que es sagrada y a la vez deben enseñar a sus hijos que es sagrada…

Los ríos son nuestros hermanos y sacian nuestra sed, son portadores de nuestras canoas y alimentan a nuestros hijos. Si les vendemos nuestras tierras ustedes deben recordar y enseñarles a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos y también lo son suyos y, por lo tanto, deben tratarlos con la misma dulzura con que se trata a un hermano.

Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestro modo de vida. El no sabe distinguir entre un pedazo de tierra y otro, ya que es un extraño que llega de noche y toma de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga y una vez conquistada sigue su camino… Le secuestra la tierra a sus hijos… Tanto la tumba de sus padres como el patrimonio de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano, el firmamento, como objeto que se compran, se explotan y se venden…Su apetito devorará la tierra dejando atrás sólo un desierto.

No sé, pero nuestro modo de vida es diferente al de ustedes. La sola vista de sus ciudades apena los ojos del piel roja. Pero quizás sea porque el piel roja es un salvaje y no comprende nada.

No existe un lugar tranquilo en las ciudades del hombre blanco, ni hay sitio donde escuchar como se abren las hojas de los árboles en primavera o como aletean los insectos. Pero quizás también esto debe ser porque soy un salvaje que no comprende nada. El ruido parece insultar nuestros oídos. Y, después de todo ¿para qué sirve la vida si el hombre no puede escuchar el grito solitario del chotacabras ni las discusiones nocturnas de las ranas al borde de un estanque? Soy un piel roja y nada entiendo. Nosotros preferimos el suave susurro del viento sobre la superficie de un estanque, así como el olor de ese mismo viento purificado por la lluvia del mediodía o perfumado con aromas de pinos.

El aire tiene un valor inestimable para el piel roja, ya que todos los seres comparten un mismo aliento – la bestia, el árbol, el hombre, todos respiramos el mismo aire. El hombre blanco no parece consciente del aire que respira; como un moribundo que agoniza durante muchos días es insensible al hedor. Pero si les vendemos nuestras tierras deben recordar que el aire no es inestimable, que el aire comparte su espíritu con la vida que sostiene. El viento que dio a nuestros abuelos el primer soplo de vida, también recibe sus últimos suspiros. Y si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben conservarlas como cosa aparte y sagrada, como un lugar donde hasta el hombre blanco pueda saborear el viento perfumado por las flores de las praderas.

Por ello consideramos su oferta de comprar nuestras tierras. Si decidimos aceptarla, yo pondré condiciones: El hombre blanco debe tratar a los animales de esta tierra como a sus hermanos. 

Soy un salvaje y no comprendo otro modo de vida. He visto a miles de búfalos pudriéndose en las praderas, muertos a tiros por el hombre blanco desde un tren en marcha. Soy un salvaje y no comprendo como una máquina humeante puede importar más que el búfalo al nosotros matamos sólo para sobrevivir.

¿Qué seria del hombre sin los animales? Si todos fueran exterminados, el hombre también moriría de una gran soledad espiritual; porque lo que le suceda a los animales también le sucederá al hombre. Todo va enlazado. 

Deben enseñarles a sus hijos que el suelo que pisan son las cenizas de nuestros abuelos. Inculquen a sus hijos que la tierra está enriquecida con las vidas de nuestros semejantes a fin de que sepan respetarla. Enseñen a sus hijos que nosotros hemos enseñado a los nuestros que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, se escupen a si mismos. 

Esto sabemos: La tierra no pertenece al hombre; el hombre pertenece a la tierra. Esto sabemos, todo va enlazado, como la sangre que une a una familia. Todo va enlazado. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. El hombre no tejió la trama de la vida; él es sólo un hilo. Lo que hace con la trama se lo hace a sí mismo. 

Ni siquiera el hombre blanco, cuyo Dios pasea y habla con él de amigo a amigo, no queda exento del destino común. Después de todo, quizás seamos hermanos. Ya veremos. Sabemos una cosa que quizás el hombre blanco descubra un día: nuestro Dios es el mismo Dios. Ustedes pueden pensar ahora que Él les pertenece lo mismo que desean que nuestras tierras les pertenezcan; pero no es así. Él es el Dios de los hombres y su compasión se comparte por igual entre el piel roja y el hombre blanco. Esta tierra tiene un valor inestimable para Él y si se daña se provocaría la ira del Creador. También los blancos se extinguirían, quizás antes que las demás tribus. Contaminen sus lechos y una noche perecerán ahogados en sus propios residuos. 

Pero ustedes caminarán hacia su destrucción rodeados de gloria, inspirados por la fuerza del Dios que los trajo a esta tierra y que por algún designio especial les dio dominio sobre ella y sobre el piel roja. Ese destino es un misterio para nosotros, pues no entendemos porqué se exterminan los búfalos, se doman los caballos salvajes, se saturan los rincones secretos de los bosques con el aliento de tantos hombres y se atiborra el paisaje de las exuberantes colinas con cables parlantes. ¿Dónde está el matorral? Destruido. ¿Dónde esta el águila? Desapareció. Termina la vida y empieza la supervivencia.”

Fragmento de la respuesta del Jefe Seattle al Presidente de EEUU ante una última oferta por una gran extensión de tierras indias (1854)

Agua

 
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La sabiduría es hija de la experiencia… Leonardo Da Vinci
El cambio climático es evidente para los ojos de cualquier ser humano, también lo es uno de sus efectos en los diferentes países: la variación de los niveles en la reserva del líquido vital para la existencia de todo ser vivo, es decir, el agua.

La naturaleza enseña

Los pueblos han aprendido de los ritmos de la naturaleza y así seguirá siendo, en Australia, tras los fuertes períodos de sequía que caracterizaron por muchos años a un gran porcentaje del territorio, sus habitantes se vieron en la necesidad de desarrollar un estilo de vida ahorrativo de agua. Las personas debían ducharse en un máximo de 3 o 4 minutos, las casas poseían (aún lo tienen) pequeños relojes de arena para contabilizar el tiempo de baño; en el lavaplatos se colocaba un tapón para mantener agua caliente con jabón y sumergir allí los platos sucios, luego estos se restregaban y secaban sin enjuagar; en el campo el retrete carecía de agua por lo que se creaba una especie letrina que una vez utilizada se le ponía aserrín para absorber los malos olores y evitar la propagación de plagas. En Australia, muchas de estas costumbres se mantienen a pesar de manifestarse el cambio climático con aumento de las lluvias, ya que han aprendido a apreciar sus recursos en base a la experiencia.
Similarmente, Arabia Saudita se ha caracterizado por la escasez de agua obligando a las personas a buscar estrategias de reciclado de ésta: la utilizada para el aseo personal luego se reusa en otras tareas como el regado de plantas, existen plantas de tratado de agua y desalinizadoras.

Nos toca aprender

En contraste, Venezuela siempre ha gozado de la abundancia del agua así como de otros recursos y nunca se ha generado un nivel de conciencia de ahorro de estos, incluso cuando muchos de los habitantes del país son inmigrantes o de ascendencia extranjera, por lo que conocen estrategias de ahorro aplicadas en sus países de origen. Esto ha permitido mantener una actitud de despilfarro de nuestros recursos. Hemos gozado de largas duchas, así como de lavar carros, vajilla, ropa u otros sin preocuparnos por la cantidad de agua utilizada y manteniendo en todo momento la llave del agua abierta, los niños han disfrutado de juegos con mangueras de aguas, incluso hay personas quienes prefieren lavar los pisos con éstas y obviando la posibilidad de usar un cepillo, mopa u otro.
Sin embargo, hoy en día el cambio climático nos están afectando como al resto del mundo, por lo tanto es hora de reflexionar al respecto y cambiar nuestro estilo de vida. Es importante tomar medidas, porque es un hecho la escasez de este preciado líquido en nuestro país y si no queremos agravar más la situación, que nos afecta directamente a nosotros, es prioritario cambiar nuestros hábitos de consumo del mismo. Alternativas para solucionar y aminorar los problemas siempre hay, sólo debemos activar nuestra conciencia y tomar decisiones al respecto.

Ver más allá de lo evidente

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
No tenemos otro mundo al que podernos mudar…
Gabriel García Márquez
La naturaleza nos brinda alimento, los recursos para crear bienes con los que podemos crear vestimenta, medicinas y llevar una vida más cómoda, así como su energía, belleza y espacios donde podemos pasar el tiempo, practicar ejercicios, viajar, relajarnos o aislarnos del estrés causado por nuestro estilo de vida actual, pero generalmente estos recursos se explotan y consumen sin dar nada a cambio para su conservación.El ser humano se diferencia del resto de los seres vivos por poseer raciocinio y libre albedrío, pero tiende a ensimismarse asumiendo posturas egoístas, ignorando su relación con el resto de los seres vivientes y olvidando que forma parte de un ecosistema y que su interacción con el resto de los seres es lo que nos permite disfrutar de la vida. Un ejemplo de esta conducta egocéntrica y del poco nivel de conciencia que existe entre el hombre y lo que le rodea es al estar en la playa y tirar la colilla de un cigarrillo u otro deshecho en la arena, sin tomar en cuenta que en ese sitio donde disfrutas por la mañana de diversas actividades y donde compartes con tus seres queridos, es el mismo sitio a donde van, en la noche, las tortugas a desovar para poder subsistir por lo menos por una generación más.Vivimos en una sociedad consumista acostumbrada a comprar cualquier cosa y después desecharla para luego volver a comprar otra más, lo que genera un ciclo vicioso cuyo resultado final es la producción de más y más basura. Nuestras acciones y conductas generan impacto en el ambiente. Cada uno de nosotros es responsable de los desechos que generamos, por lo tanto, el problema con la basura no termina cuando la sacamos de nuestras casas aunque la hubiésemos separado por material para su posterior reciclaje, nuestra responsabilidad al respecto va más allá. Es cierto que esta separación es uno de los principales hábitos que debemos adquirir todas las personas, tanto en las casas y oficinas como en cualquier otro lugar, pero la idea es reducir la generación de residuos y desechos.

El consumo de los recursos que nos brinda el ambiente sin contribuir a la preservación de estos y la generación indiscriminada de basura son actitudes irracionales y los perjudicados somos nosotros,las acciones de nuestro presente repercuten en nuestro futuro por eso hay actuar, al menos, de manera sostenible, es decir, conservar los recursos para que las próximas generaciones puedan disfrutar de ellos también.

El cambio empieza internamente y luego se manifiesta en el exterior, no se trata de cambiar drásticamente nuestro estilo de vida, lo importante es ser cada vez más concientes de nuestro entorno y adoptar pequeños hábitos que a mediano y largo plazo contribuirán tanto con nuestro entorno como con nuestras vidas.

previous page